Siempre que he escuchado eso de tener amigos de verdad, me he preguntado por su inverso, los amigos de mentira. Por lo visto existen los amigos de mentira, porque al afirmar la existencia de la amistad verdadera, se afirma también a su opuesto.. Yo pienso que a un amigo de mentira le sobra la palabra amigo, y a un amigo de verdad le sobra calificativo. Que alguien en quien confiabas te defrauda, no le convierte en mala persona. Se puede perdonar la decepción, y además, perdonar es muy fácil.

Los amigos de mentira son como el amor. Cuando se habla de amor verdadero se afirma su opuesto,el  amor falso. Es bastante estúpido que a las palabras más importantes de la vida se le pongan adjetivos. Lo verdadero es lo único que es y existe, lo falso ni es ni existe. Cuando, por pérdida de confianza, se termina una amistad, déjala irse sin pensar que fue falsa, sin pelearse con uno mismo. Es esa pelea la que nos hace pensar que un sentimiento fue de mentira.

La decepción no es mentira

Yo tuve un amigo, muy amigo. Confiaba completamente en él, y esta amistad era recíproca. Creo que fuimos amigos unos 10 años. Por razones de salud mental, de la noche a la mañana me convertí para él en un ser despreciable, y sobre todo un enemio al que quería destuir. Así terminó una gran amistad de muchos años, pero nunca podré decir que fue un amigo de mentira. Comprendí que no hay que enfadarse por una decepción, poque siempre hay razones que llevan a ello.

Todos hemos sufrido decepciones, pero por eso no se puede afirmar que existan amigos de mentira. Puedes afirmar que has tenido amigos que te han decpcionado, pero nunca amigos que no han sido amigos. Las amistades de mentira habría que llamarlas amistades que terminan. Así de simple.

decepción

Entradas relacionadas

Pin It on Pinterest