Me da la sensación de que hoy en día las relaciones, que antes eran sociales, ahora son virtuales. El término redes sociales lo dice casi todo. Socializamos cada vez más por Internet. Relacionarse por Internet tiene sus pros y contras. Me detengo concretamente en las relaciones de amor, porque creo que son la mayoría. Creo que el amor surge de la soledad y de la necesidad de sentirse amado/a. En las redes sociales, en los chats, foros, y en general en todo Internet, hay cientos de grupos donde todos y todas buscan lo mismo, amor. El amor puede surgir rápido y verdadero, pero el vacío de la soledad también.

Si no te relacionas es porque estás offline

Internet ayuda a las personas tímidas a relacionarse, básicamente porque la comunicación no suele ser directa (al menos en un principio), y puedes corregir mejor tus mensajes antes de darle a “Enviar”. Todos y todas buscamos amor, porque la soledad es un monstruo que no te permite vivir. Internet debe ser la herramienta para pasar de lo virtual a lo real. Y en lo real, a veces, se esfuma la magia de esos mensajes y conversaciones online, idealizados muchas veces.

He conocido a personas en la realidad gracias a Internet, unas veces para bien y otras no. Pero no me arrepiento aunque haya sufrido, no me arrepiento por haber amado. Cuando eres idealista, amar duele. En los tiempos que nos ha tocado vivir, integramos Internet en todas las facetas de nuestra vida. Sin Internet no somos nada.

Gracias a Internet y bastante tiempo he logrado expresarme como soy, o al menos como quiero expresarme, con mis virtudes y defectos. Según se mire, estamos atrapados o integrados en Internet. El mundo de las relaciones es complejo. A veces son triviales, otras veces odiosas o aburridas, pero a veces también surgen amores online.

amor

Entradas relacionadas

Pin It on Pinterest