La tristeza es compañera de problemas pasajeros. No es en sí negativa, es necesaria como parte del viaje que es resolver un problema. Es muy humano y natural sentir la tristeza como problema, pero creo que cuando resolvemos el verdadero problema es cuando nos damos cuenta que la tristeza sobraba en la ecuación.

Tristeza y soledad, dos caras de la misma moneda. A veces tan parecidas que parecen sinónimos. Vivimos una vida de soledad en un mundo de compañía. Nuestras vidas han creado las redes sociales. Casi todos estamos solos pero todos tenemos cientos y miles de seguidores. Quien acepta su soledad comienza a dejar de estar solo. No es necesario estar con personas, lo único necesario es estar con ilusión. Cualquier ilusión, ninguna es mejor o peor que otra. La ilusión de dos enamorados que tienen amigos y una vida social satisfactoria es tan válida como la ilusión de quien sólo hace papiroflexia. La ilusión de sentir que haces algo que te llena es lo que se llama vivir. Que nadie ni nada te imponga qué clase de ilusión es correcta o incorrecta.

ilusión = vivir

La ilusión mata la tristeza de la soledad y la soledad de la tristeza.

Sólo la enfermedad del alma no cura

Tristeza y soledad siempre unidas están. Estar con uno mismo no es soledad, es lucidez. Cuando te sientas triste y solo déjate sentirlo, el rechazo crea más apego a los sentimientos, y el apego los hace más fuertes. Siente tristeza y soledad sin excesiva queja, sin culpar al mundo o a alguien. No culpes nunca para no culparte de nada, así podrás algún día dejar marchar esa tristeza, esa soledad. Vayas donde vayas que pese más la ilusión que la tristeza y la soledad. La luz es ilusión. Y la ilusión hacia algo es más poderoso que cualquier circunstancia de pesar.

tristeza

Entradas relacionadas

Pin It on Pinterest