La felicidad, cuando llega, lo hace sin avisar. Es un ente vivo que decide con quien estar. Si la buscas, ella no te buscará. Felicidad es vida e ilusión, nunca posesión. Se abre paso en el sufrimiento. Es primero el mal al bien, pero nuestra percepción al contrario lo ve, si es que bien ve. Nuestra queja es nuestra ceguera, pero incluso para el ciego habrá luz.

 

Todo tiene un cometido, incluído el sufrimiento

Hace tiempo escribí cómo superé mi depresión. Superas la depresión cuando evolucionas más de lo que nunca pudiste alcanzar a concebir. Pero una depresión nunca se supera del todo, o mejor dicho, siempre vuelve. El dolor es todo aquello a lo que no le encontramos sentido. Lo tiene, no sé cuál, pero mi intuición me dice que lo tiene. Hasta el peor sufrimiento imaginable tiene un cometido.

El misterio de la felicidad

Calma tus conflictos internos, no te enfades con ellos, siéntelos sin pelear. No copies la vida de otros, no copies vidas copiadas. La felicidad hay que inventarla en cada respirar. Siempre en continuo cambio está. Se pierde o se gana si se ama. Si se pierde no es un drama, cada instante de vida es una nueva oportunidad. Felicidad es mirar al cielo o al mar y sentir serenidad, paz.

Ama siempre todo y destierra la ira de tu vida. Cada caída trae una enseñanza, cada aprendizaje una nueva visión. La humildad es el hogar de la felicidad, un hogar en crecimiento constante. El mal es siempre primero, no alcanzarás su final sin aprenderlo. La felicidad no son pequeños momentos, es un instante convertido en eterno. Amor y siempre más amor es la solución a este misterio. Se es feliz a través del amor y la bondad que ponemos en cada cosa que hacemos.

felicidad

Entradas relacionadas

Pin It on Pinterest